14 nov. 2011

Páginas




Una sonrisa y una lágrima
combinadas en dos párpados.
Se unen en un océano sin mácula
y el paso del tiempo es el origen
de una nueva jornada…

Un sol travieso obsequia flores a la luna
y por la noche ella besa la corola
agradecida: esperando el eclipse.

Rueda por las escaleras del cielo
el barro y en el trayecto se convierte en agua pura
transparente,
danzante,
y sin embargo hay un peldaño negro y blanco
como la vida misma…

Mercurio que cae, se desliza y destroza el corazón,
duele,
desgarra,
sin embargo nace una nueva canción brillante,
patinando entre aromas contradictorios.

Conmueve el nacimiento de una nueva vida
y una amistad puede destrozarse
por amor…
¿Cómo se advierte a una niña que el trayecto es tan resbaladizo?
¿O a una sirena que también puede ser embaucada cuando canta?

Sandra Taragán- Vicairot

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU MENSAJE, ME ES GRATO COMPARTIR CONTIGO.TUS COMENTARIOS Y VALORACIONES ME AYUDARÁN A SEGUIR APRENDIENDO. MUCHAS GRACIAS.